foto

 

Conocer Durango es conocer el corazón de México, que palpita al ritmo de la música de Manuel M Ponce, Ricardo Castro y Silvestre Revueltas, verlo a través de la óptica de Benigno Montoya, Ángel Zárraga o Guillermo Ceniceros, es oxigenarse en su bastos paisajes serranos inmortalizados por el cine, es nutrirse de su nuez, caldillo durangueño y tornachiles. Es recrearse a través sus festivales, sus museos, sus calles y edificaciones coloniales. Es sentirse parte de la historia, es sentir el Norte.


No se puede conectar